30 de mayo de 2011

Poema a mi madre (II)


Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares
Cuadro de John William Waterhouse

Toco el cielo con las manos
y desde el fondo de tus ojos verdes
veo el porvenir:
Un gran sol y esas mil direcciones
para alcanzar las flores del aire.

Me transformo.
Mudo mi piel.
Acaricio tus pupilas
y vuelvo a mirar al fondo de tus ojos verdes.
Bailo en tus caricias
y nazco como las rosas,
arrebatada en el resplandor.





Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares




8 comentarios:

andres rueda dijo...

Otro beso poeta.

Andres

soylauraO dijo...

Sentí un espíritu traspasando al otro con alegría, envolviéndolo con la gracia sutil y acariciante de las cintas de las gimnastas en escena.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Arantza G. dijo...

Solo a través de los ojo de una madre se puede tocar el cielo.
Me encanta tu poesía.
Besos

Sneyder dijo...

Precioso poema y pintura.

Bailo en tus caricias
y nazco como las rosas,
arrebatada en el resplandor.

Un beso

Natàlia dijo...

Gracias Mónica, es un poema precioso.
Un beso.

Liliana Lucki dijo...

Un placer total.

La obra de arte se suma al arte escrito.

Bravo !!!Liliana

JoViSant dijo...

Un poema a la madre.
Lo mejor que un poeta
siente para dar a los demás.

José

Pedro Luis López Pérez dijo...

Aunque mudemos un millar de veces la piel, siempre notaremos las caricias de nuestra MADRE.Sus ojos seran nuestros faro en el particular oceano del kaos y la indiferencia que nos amenaza en algún momento de nuestra vida.Precioso Poema y bonita imagen.