jueves, 19 de febrero de 2015

También yo vivo y olvido

Ira-Tsantekidou_monica-lopez-bordon-poesia


“Que yo sé que mi alma errante
es un cantar de camino”
Fernando Pessoa
Dentro de mi corazón
contemplo tu risa callada,
es una caricia en mi ser
impregnada de palabras.

Pasa el calor de tu voz
y parece que no pasa,
no sé si duele o no duele,
si fue verdad o mentira inventada.

Baila mi corazón
en este cantar de camino
sabiendo como sé,
que también yo vivo y olvido.








fernando-pessoa_monica-lopez-bordon_poesia


Otros poemas:




domingo, 1 de febrero de 2015

Los besos no son para la muerte

william-waterhouse_monica-lopez-bordon_poesia_vivir-para-contarla

“Me entregó en su mirada el alma”
Jules Laforgue

Pienso en la muerte, 
en la tentación de su voz
y en sus fríos labios
deletreando aquella primera soledad
ya olvidada en los ecos del silencio.

Quedé atrapada en su cueva
durante un instante interminable
donde suplicaba conocer
el espacio de poder existir.

Al abrir los ojos
vi que ella pasaba lentamente…
Me entregó en su mirada el alma
y me dejó a este lado de la vida
acariciando los cálidos labios
de la noche al despertar.

Los besos no son para la muerte.



jules-laforgue_monica-lopez-bordon_poesia_vivir-para-contarla


Otros poemas:



domingo, 11 de enero de 2015

El recuerdo desnudo de aquel tiempo

vu-dung_monica-lopez-bordon_poesia_william-wordsworth

Quiso hablar en este verso,
en cuerpo y alma,
deletreando con las estrellas
el recuerdo desnudo de aquel tiempo.

Fue un impulso
en un atardecer del verano,
con la quietud del silencio,
el rumor de las manos…
La más pura poesía.

En su delicioso mundo,
rodeada de flores
y sin nostalgia,
escribió la clamorosa desnudez
de la vida en una escena invisible,
la verdad, la verdadera palabra.

Alguien había ordenado las rosas de su jardín.
Había aprendido a vivir.




monica-lopez-bordon_poesia_william-wordworsth

Otros poemas:



sábado, 13 de diciembre de 2014

El día volvió a traer mi noche

elizabetta-trevisan_monica-lopez-bordon_poesía

El cielo anaranjado se despojaba
del atardecer y, el sonido del mar,
con su cadencia, 
me dio la certeza de mi libertad.

Tus palabras me trajeron
los susurros fundidos
en la armonía de la música,
el tiempo de una ida y vuelta matemática.

Jugué un instante
conociendo los caminos de la vida,
reconciliándome
con los días desheredados de memoria.

En la noche,
me quedé dormida sobre el corazón.





monica-lopez-bordón


Otros poemas: