15 de diciembre de 2010

Un relámpago, apenas

“Ninfa” de Alphonse Mucha
Hoy, en esta bella y radiante mañana de otoño,
con el brillo de los ojos de estrella fugaz,
llena de luz, dejo todo lo llorado.


Lágrimas de constelaciones, universo azul,

como el día, como el cielo abierto en mil ventanas,

mirándome, para buscar el mundo.


Se detuvo el tiempo en mi sed,

salvada del quebranto, temblando,

abrazo y alzo con mi voz

este viento infinito.


Me entretuve demasiado en el vacío,

justo, cuando algo estaba a punto de nacer.

Se estremeció el cuerpo.


Fue un relámpago, apenas.


Hoy canta esta boca anidando en mis ojos

los colores posibles todavía por escribir.

Desgarrada y con pasión

custodio la vida que tanto amo.


Lloré cada lágrima como si fuera la última.

Una a una con su melodía, astilladas,

vagando en la mirada,

buscando sin encontrar nada.


Atravieso la muerte, el dolor

y lo guardo en una sola lágrima llorada.

Un relámpago, apenas

y olvido.



Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:


19 de noviembre de 2010

Pájaros de ala inversa

"Apolo y Dafne". Waterhouse

¿Dónde está mi vida, di?Pedro Salinas

Todo estuvo bien hasta que vi mis huellas.

Encontré el amor tendido en una estrella
que temblaba en la espera.

Con ternura dibujé en cada hoja de papel
una noche para poder soñar
y me comí el silencio.




Otros poemas:




1 de noviembre de 2010

Carne de versos

"Carne de versos" de Andrés Rueda,   Mónica López Bordón, poesía, editorial Playa de Ákaba
"Carne de versos" de Andrés Rueda

Sorpréndeme las manos con titánicas embestidas, vísteme los labios desbordados de pasión furtiva. Muéstrame, en los bordes de tu piel, el cuerpo ligero y el rostro cálido, tiernamente, con tu distraída voz, inagotable y vividora.

Quietamente dime la verdad con dos palabras sencillas, hermosas, vencidas en la melodía prometida, tejida en las impenetrables manos del poeta. Y no me preguntes nada.

Sé que dormí el deseo en el soliloquio del alfarero, aquel que me dijo:
“Vendrá la primavera, contigo vendrá la primavera y rozará el verso en la noche azulada, gloria embellecida y todas sus flores, lirios, violetas, guirnaldas y rosas deshojadas por un mirlo inquieto”.

Irremediablemente tienes que decirme del inmenso abrazo agarrando nuestro pecho, detenido en todas la bocas abiertas al mundo. Despiértame de esas fantasías del oráculo, del presentimiento y de las tentaciones contra el abismo sin sentido.

Mírame, mañana, desprovista de mi nombre, seré en tus manos seguro azar, y un amor. Te observo desde el umbral, arden tus labios y los ojos de mujer.

Ven a buscarme…




15 de octubre de 2010

La brevedad del silencio

"La Ghirlandata". Dante Gabriel Rossetti,   Mónica López Bordón, poesía, editorial Playa de Ákaba
"La Ghirlandata". Dante Gabriel Rossetti
Celebro la brevedad del silencio
sin volver la vista atrás.

Anónimo y oculto letargo
que me aprisiona
en el sobresalto de la noche.

Cruza el silencio la telaraña, tan mortal,
del día que se acaba,
camina por el verbo impredecible
de un jardín enamorado
de la guardiana palabra.

Esfinge que todo escucha del silencio:
Muerte escondida y abandonada,
voz sin huesos
piel de ojos cerrados,
alma partida de un territorio despoblado.

Habito las luces de la voz.

Busco tímidamente
las voces que todo lo puedan decir.

Imposible el vacío.

Celebro esta luz eterna,
bella flor, alcanzada para siempre,
en su propia batalla.






1 de octubre de 2010

Un brillo sobre la lejanía

Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares
"Espejo de estaciones en la Alhambra" de Andrés Rueda


Soy una mujer que se encuentra
perdiendo su pasado,
borrada memoria de mí
con rosas en la piel
y carne de versos.

Caigo de mí misma.

Conjugo el verbo ser, el verbo amar
y vivo la vida total
como una guerrera,
fiera, callada, poderosa,
de canto errante
a cada lado del brillo, de la lejanía.

Sin nostalgia
sumo unos labios a otros labios
y la flor de la flor queda enlazada
cuando escapo en la llanura del aire
y vuelvo a quedar estrechada
alrededor de mí.

Cercana lejanía
cuando conjugo de nuevo el verbo ser
y siento que podemos tener mil silencios
paralelos
en un brillo inexplicable
sorprendiéndonos la boca.





Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:
Volver a empezar
Tiene un verso en los ojos
Amor, amor, aquí nos encontramos


15 de septiembre de 2010

El brillo de algunas horas compartidas

Venus, de Pierre Henri Picou, Mónica López Bordón, poesía, editorial Playa de Ákaba
Venus, de Pierre Henri Picou
Cuando me hablas
me quedo tan desnuda en mis venas
derribadas y cautivas en tu fuego
que le pongo acentos a la noche
silenciosa y sigilosa entre los lirios
de locas mujeres que aparecen,
en pequeños retazos,
cuando me hablas,
a orillas de mi vida,
entre el hechizo del mar
y el vértigo de alguna locura.

Me abandono a ese brillo
de algunas horas compartidas
que me dejaron tan despojada
en mi carne, conmigo,
tan en medio de una madrugada arrasada
donde hablaban los cuerpos y las leyes de la carne
tan violentas, tan palpitantes.

Latiendo en pulso
sigo mirando el resplandor,
esperando la Aurora con sosiego,
una palabra,
un brillo sobre la lejanía.





1 de septiembre de 2010

Fuga

Pablo Picasso, Mónica López Bordón, poesía, editorial Playa de Ákaba
Cuadro de Pablo Picasso
Se oye el jadeante caminar del agua
cuando, de pronto,
rompe el río
hiriente y herido.

Algo en la oscura noche
me recuerda que soy hija de otra memoria.

Me fugo al dorso de mi lágrima.
Huyo humana,
humanamente…

27 de julio de 2010

Como quien espera el alba

"Songs of the morning". Henrietta Rae, Mónica López Bordón, poesía, editorial Playa de Ákaba
"Songs of the morning". Henrietta Rae


Recorro el territorio de tu cuerpo
sabiendo que no podré librarme
de cada tentación tuya.

Declino la noche en equilibrio,
conjugo el alboroto de mi antílope
que me arrastra como relámpago lánguido,
muy lánguido, que se multiplica
en tu canto desleído.

Esta pasión mía delimita el país que amo,
patria donde anochece sin prisas
sobre todo, cuando puntúo en la página blanca
con acento de Roma y los soldados son
el próximo verso,
las palabras llenando el Jardín de las Delicias
y la cándida noche soliviantando
los pecados hasta la llegada centellante del alba.

Como quien espera
toco el cielo de tus manos…





Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares



Otros poemas:


20 de junio de 2010

En la otra madrugada

"ARIADNE", John William Waterhouse, Mónica López Bordón, poesía, editorial Playa de Ákaba
"ARIADNE", John William Waterhouse

Olvidarse y ser otra
Carmen Conde

Llega la mañana en tus labios.
Estremecidos claveles rojos
mudando la imagen de la primavera,
los espacios vacíos
y la desordenada verdad
con toda su penumbra.

En la otra madrugada
amando el tiempo
insinuándose en tu cuerpo
los trazos de un jardín prohibido,
dibujo el filo de la madrugada
cerca de mí
y la noche es una espalda desnuda
que adora el sol.

Soy en los límites de tus contornos
una palabra de mi boca,
una huella sin dolor
que sabe olvidar,
olvidarse y ser otra.





Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:


7 de junio de 2010

Estás atada al ruiseñor de las lunas


Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares

Mujer,
el mundo se abre ante tus ojos
ondea solemne el prohibido amanecer
y cada nota resonante y fabulosa
anuncia un final seguro:
La noche siempre se convierte en día.

Yace pensativo el ruiseñor
anclado en la pluma que queda en el papel.
Escribe la tinta el abrazo que arde
y el mar cumple todas sus promesas.

Miro al fondo de mí misma.

Incalculable el nacimiento:
Hallo los ojos del mundo
abiertos, vivos, olímpicos
con sus manos vencedoras
besando un rayo de luna.

No tengo composición de lugar.
Evoco un leve equilibrio
cuando al unísono,
algo en mí, lejano, repite:
Mujer, levántate y anda.



Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares

Otros poemas:

24 de mayo de 2010

Era un aire suave..

Cuadro de la Escuela Continental. "A group of bathing nymph"

Era un aire suave…

Llegaba delicado en su caduca piel
como la bella marea
modelada por las manos del cielo
jadeante, insomne, pintoresco.

Se adivinan los rastros
del pulso que late
mientras baila mi alma
sobre la boca que pronuncia:
Más allá de los mares
Dios es el mar
con su bravura y lustrosa palabra.

Soy la flor del viento,
del aire suave
y su escorzo.
La envoltura del mar
y sus ojos pardos
llenos de luz.




Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:


18 de mayo de 2010

La maleta de piel de pájaro

"A woodland nymph". M. Brown 

Humedecidos pájaros aúllan 
en la mañana
el agua de la soledad.

Vacío.
y la maleta de piel de pájaro
se llena de gaviotas.
Canciones marineras
recuerdan el destino partido
en esquirlas prisioneras.
Guardo la lluvia en un cajón
y tomo su nombre.

Esta vez, no juraré en vano.
El vuelo del pájaro es alto,
me sostiene del abismo.
Pedí un billete de ida
sin posibilidad de regreso.




Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:



11 de mayo de 2010

Arrepentida de mirar la tierra

Pintura de Diego Rivera,  Mónica López Bordón, poesía, Editorial Playa de Ákaba
Pintura de Diego Rivera

Arrepentida de mirar la tierra,
lleno un vaso de cristal
con las gotas de lluvia
caídas al alba.
Amaneceres sublimes
siembran de luz
para siempre
los rastrojos del polvo,
huecos de camino,
piedras contadas
en la sed oblicua
de nuestras cartas.
Pasos libres
en las alas
de un tiempo encadenado
a tus cabellos salvajes.
Arrepentida de mirar la tierra,
dispongo las manos al trabajo.
Hemos sembrado
estas semillas de amor.



Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:


27 de abril de 2010

Bujías verdes

 "Ophelia". Waterhouse, Mónica López Bordón, poesía, Editorial Playa de Ákaba
 "Ophelia". Waterhouse
Éramos voces en lo verde.
Es irremediable
somos de lo humano, la flor iluminada
sin sepultura en el tiempo.
Esta vez nos encontramos ante un septiembre
que había quedado a la derecha del hablar perdido.
Embebimos exilios y nombres
nos inventamos una muerte bella, inmortal al alba.
Imagínate, somos la patria libre,
La alegría de los ojos, mi amor,
La alegría de los ojos,
En lo verde.
La voz escrita en los libros
de alguien que anuda los trozos
en el corazón del lenguaje.
La voz de alguien que piensa
a la altura de la boca
toda la vida que hay en ellos.
Éramos voces en lo verde
de lo humano, la flor iluminada
sin sepultura en el tiempo.

19 de abril de 2010

Mira: en tus ojos los míos


 "Ángeles". Julio Romero de Torres
Mira:
Pienso engarzada en estos ojos míos
este cuerpo que se bebe hasta el fondo de mí
y que vive conmigo.

Soy aquella de mirada encandilada
que corteja el friso de silencios que me tocan
y los dibujo sobre un puerto a la deriva.

Escribo sobre el nácar de Venus las tablas de la ley,
los destinos posibles, las variantes del tiempo,
una tarde imperial o algún verso de primavera.
Rosas abiertas que florecen en tus ojos,
en los míos.

Mira:
Me quedo cautiva en el misterio de la piel
que te escucha, ya, sin nostalgia.



12 de abril de 2010

Renazco

Cuadro de John William Godward,   Mónica López Bordón, poesía, Editorial Playa de Ákaba
Cuadro de John William Godward

Renazco a cada vuelta del día
en las mañanas frías o calladas
en los silbidos del viento
en el soplo inmenso de una sonrisa.

Mis huesos hilan la bandera
de un cerezo en primavera
y yo renazco, madre
en la mirada abierta del amanecer.




Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:



5 de abril de 2010

Geografía humana


 Expectativas. Alma-Tadema

Estos son mis versos.

Uno y ninguno, tachados en el vacío.
Hierro, mano, dolor, orilla, piel, futuro,
juego con versos libres.

Lágrima incesante de geografía humana.
Van llegando: Los buenos, los tristes,
los duros, los burladores y los burlados.

Con ávido rostro, reto a las flores del jardín.
Me oculto, ya muerta, pero sin que nadie
lo sepa, entre lirios de otoño.
La sangre atraviesa una columna de humo,
el pecho se deshace en migajas...

Te amo, le dice él, te amo,
y su voz entrecortada no alcanza a escucharse
en los ruidos de batallas.

Te amo, flor de mi cielo.
Amo tus húmedos labios
y tus manos danzarinas que calman
el aire que miro, cuando tiemblo.

Pájaro de lágrimas, estrella,
águila blanca, te amo,
te amo, mujer en verso nuevo, te amo.


Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:


30 de marzo de 2010

Sol en Aries

Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Que al fin me entere yo cómo sabe
una piel que sorprende.

Vicente Aleixandre

Abrázame,
abrázame sol hasta que se hundan los besos
en la voz de esta mujer naciente
que aspira a ser el vuelo enamorado
que no vacila,
una orquesta armoniosa de caricias.

Se cae el blanco de la hoja
y tengo esa piel de mar
que dibuja los bordes de lo íntimo
y un sol en Aries.

Viene el fulgor y lo empuño
sentada sobre el amanecer.

Más allá de mi nombre de primavera
bordo una mujer de luna que camina feliz
el nuevo día con sereno paso.

Abro mi corazón al mar,
tan pleno, tan poderoso
en cada ola que me toca.

Abrázame, le digo al sol,
abrázame luz
para que al fin me entere yo
cómo sabe una piel que sorprende
más allá
de la mirada.



22 de marzo de 2010

Haz de luz

Danae. Carolus Duran,  Mónica López Bordón, poesía, Editorial Playa de Ákaba
 Danae. Carolus Duran
Soy esa carne que desaparece en un grito,
que se oculta para no ser herida,
que se diluye en la distancia.
Soy ese haz de luz
que vivirá más de dos mil años
al cobijo del árbol blanco,
siempre, por escribir.




Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:



8 de marzo de 2010

Los huesos preguntan

"En la ribera". Julio Romero de Torres, Mónica López Bordón, poesía, Editorial Playa de Ákaba
"En la ribera". Julio Romero de Torres

Arrastras, en el roce fugaz,
las vocales rotas de esta mano,
las yemas verdes de los dedos
rompiendo la caricia de amantes
que olvidan la vida en un reloj.

Hay veces que me ahogo, si no estás,
te busco desesperadamente
en el vacío de lo blanco
en lo negro del abismo
en el agujero del rojo atardecer...

Y no estás.

Pero, a veces, hay tantas veces...
te dibujo el torso, el pecho,
la espalda desnuda de mujer
hasta que los huesos
preguntan por el pecado, la manzana
y nuestros juramentos de hombres
colmados en la magia
de las aguas navegadas en pleamar.


Hay veces, tantas veces,
que me hundo en ti
hasta desaparecer
para no escribir del tiempo,
para ser, del futuro,
futuro sin sombra
entre tus brazos, mi amor,
en tu alborozo.




Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:



22 de febrero de 2010

La tercera pregunta

Mónica López Bordón, poesía, Editorial Playa de Ákaba, Waterhouse
Cuadro de Waterhouse

En tu melodiosa desnudez
escribo el estallido que no te abandona:
¿cómo escapar?
Luz y pregunta
en tu cabeza acostumbrada
a la rebeldía del cabello
ondeando los misterios del mundo.

Tiene el alma su división
iluminada en heliotropos abiertos
que partirán mañana
como si fuera la última lluvia,
la última gota abrazando
la respiración de la noche.

Vuelan las gaviotas
y nadie responde
en el fondo de mi garganta.




Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares



Otros enlaces:


15 de febrero de 2010

Si la voz se sintiera con los ojos

Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares
"Undine" Waterhouse
Tocas en mis costados
el laberinto y todas sus sendas
ceñidas al color de tu voz
y al tacto ondulado de tu vista.

Si la voz se sintiera con los ojos,
cáliz desquitado en las carcajadas anegadas
del llanto vacío de hoy, del día que se acaba.

Atiéndeme, se va mi fuerza haciendo nube,
te miro y no llego, amor en las palabras.
Te digo: espérame…
cuando ya, otro rostro, nos sonríe.





Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares

Otros poemas:



25 de enero de 2010

Traedme una hora que vivir

Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares
"La ninfa marina" Waterhouse

Traedme una hora que vivir
y será ese encuentro decoroso
con el tiempo sin sus letras
sin su tiempo alumbrado
en la conversación
de la página en blanco
abierta, humana, desnuda,
ligera, en sus propios límites.

Traedme una hora que vivir
y volaré en el poema
como paloma de alas infinitas
ascendiendo al universo
en busca de alguna verdad.

Traedme mi cuerpo apasionado,
un beso mío que arda
en la piel entregada, embriagada
en tu boca de fuego.

Traedme una hora que vivir.
La viviré en la palabra
acariciada por los labios
en todas sus sílabas brotando
como el río que nace sin detenerse.

Una mujer mira al mundo
sin miedo
y le hace temblar.





Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:


18 de enero de 2010

Resplandece la esperanza


"El nacimiento de Venus". Boticelli


Danos tu mirada, vida, te digo palpitando
con las manos desesperadas y tanta sed de vivir.
Tengo entre las venas caricias, pólvora y huellas,
los zapatos desgastados de caminar el crepúsculo
como si fuera la patria de todos los sueños
para empezar a vivir.

Resplandece la esperanza.
Hay tiempo de todo en este juego de morir.
¿Dime, cuánta vida te debo, y cuánta muerte?
¿Qué preguntas hallan respuestas?

Tiene la Parca su armonía
entre los vivos y los muertos.
Son mis labios todos los besos
que le ganan la partida, lentamente,
en cada sesgo distraído de la tarde,
en el amor de la palabra que brinda en mi piel,
sin esperar nada, ni siquiera, a la muerte.

11 de enero de 2010

¿Serás, amor, un largo adiós que no se acaba?

Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares
"My Sweet Rose" de John William Waterhouse

Se asoma a los labios la voz que te nombra
desde nadie.
¿Serás, amor,
un largo adiós que no se acaba?
Me pregunto, te pregunto
Íntima
desde el otro lado de la muerte.

Llegas palpitando con tu carne de viento.
¿Adónde ir?
¿De dónde sale esa mirada
alta marea
sin lógica aritmética
pero con todos sus aromas?

Sostiene la mano tus pasos distraídos,
iris de piel nocturna
en anónimo diálogo de nostalgia.

Te pondría distancia y olvido.

Juega mi corazón con el misterio del verbo
que se desnuda, amor, tan lejano en tu adiós.